domingo, 23 de noviembre de 2014

¿ESTAMOS A DISPOSICIÓN DE DIOS?


No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, exigiendo obediencia a los deseos del cuerpo. Ya no debéis poner vuestros miembros a disposición del pecado, como instrumentos de iniquidad. No. 

Poneos a disposición de Dios, como muertos que habéis resucitado; entregadle vuestro cuerpos como instrumentos de justicia; porque el pecado ya no seguirá siendo vuestro amo Rom. 12-14. versión Inglesa.

El testo nos indica “no continúe reinando” como reinó en lo pasado. Al usar Pablo el verbo, “reine”. Pablo no implica una comparación entre reinar y existir, sino entre reinar y estar completamente destronado. Los creyentes mueren con Cristo de modo que el pecado no tenga más dominio sobre ellos.

La evidencia textual se inclina por el texto “obedezcáis “ .
Si analizamos el pecado, descubriremos que éste y los apetitos son inseparables. El pecado no se puede separar del pecador. E. G. Robinso declara con razón que “el pecado no sólo es un acto, algo ajeno al ser.

Es una cualidad del ser. No es posible separar al pecado del pecador, ni al acto de la persona que lo realiza. Dios castiga pecadores, no pecados”. El pecador pone su cuerpo a disposición del pecado. Este se convierte en instrumento de iniquidad.

Codicia con los ojos; mantiene los oídos abiertos para captar chismes; comete maldades con las manos; pronuncia palabras incoherentes. Todos sus sentidos y actos participan en el juego fatal del egoísmo, la exaltación y la complacencia propia.

El pecado todavía tiene poder;si se lo permitimos y puede dominarnos. El haber renacido del Espíritu Santo no elimina los deseos carnales; sin embargo, esa experiencia nos coloca en    
relación con un poder superior mediante el cual siempre somos capaces de resistir con éxito los intentos del pecado por dominarnos. Pero sigue dependiendo de nosotros que decidamos si estaremos continuamente de parte pecado o de Cristo.

Por esta razón “cada mañana” debemos experimentar una renovación o una conversión (ver. 3JT.93; 1º T. 699). Nuestra experiencia de ayer no es suficiente para hoy. Aunque hayamos muerto ayer al pecado, nuestro “viejo hombre” puede hoy reaparecer. 

Podemos vivir diariamente para Dios únicamente si mantenemos nuestra antigua naturaleza completamente muerta al pecado. Cada día vivo en Cristo y cada día muero al pecado.

Esta experiencia es posible mediante las unión con Jesucristo por medio de la fe en él que sea tal real y tan constante como para que, a semejanza de él, odiemos al pecado y amemos la rectitud. Que esto sea una realidad en tu vida. 
Maranata
Les agradezco sus oraciones, no estoy muy bien, pero por la gracia de Dios se que me recuperare de la vista. Sigan orando por mi recuperación. Que la paz de Nuestro Señor Jesucristo
sea con ustedes.
Luis José de Madariaga.
La Biblia a través del tiempo.
http:// segunda venida apocalíptica

sábado, 22 de noviembre de 2014

LOS MUERTOS NO PECAN.


Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Porque el que ha muerto, ha sido liberado del pecado. Rom.6:6,7 versión inglesa.

El cuerpo del pecado. Es decir, el cuerpo como sede del pecado; el cuerpo que pertenece al pecado; es regido por el poder del pecado, y cuyo miembros son instrumentos de iniquidad. Es el cuerpo que esta condenado a morir. “Por cuanto todos pecaron esta destituidos de la gracia de Dios. . . Esto no significa que el cuerpo físico debe ser destruido, sino que el cuerpo en su relación con el pecado debe quedar tan completamente inerte e inmóvil como si estuviera muerto.

La muerte es un misterio. No hay ciencia ni sabiduría. Es un tema que se ha debatido durante siglos. Es un sueño nos dirá Pablo. Pero es cierto que la muerte nos enseña hacernos preguntas, es una lección en si misma, para que el hombre busque el significado de la muerte y porque morimos.

La muerte puede ser una lección en si misma. ¿Porque? La muerte es una esclavitud, esclavitud del pecado. Vivir en pecado es estar sometidos al yugo de su poder. Jesús enseñó que “todo aquel que hace pecado, es esclavo del pecado” osea muerto (Juan 8:34).

Pero la verdad puede liberar a los hombres del yugo de la muerte. ¿Que es verdad? La verdad es Cristo y Cristo crucificado, esta es la verdad. Pero mediante los impulsos de la carne, el pecado ejerce su dominio y mantiene al hombre bajo su poder. Por lo tanto, el hombre viejo debe ser “crucificado” en Cristo (Gal. 2:20)

El proceso de la conversión implica morir al yo, cada día, para 
 
que el creyente sea liberado del dominio del pecado. La muerte no es física, sino de la naturaleza pecaminosa, que como raíz quiere ahondarse más en las profundidades de la tierra para no ver la luz.

Al reconocer nuestra necesidad ante la cruz, el cristiano ve una perspectiva y una luz que jamás había visto. Pablo esta destacando que la muerte que libera del yugo del pecado es seguida por una vida de libertad, que ya no está más bajo el dominio del pecado sino dedicada al servicio de un nuevo amor.

Es una vida nueva que debe disfrutar el cristiano aquí en la tierra; la vida de Cristo en el creyente (Gál.2:20) y la vida del creyente en Cristo (Col. 3:3).

Para algunas persona el morir al yo es un proceso muy lento. Algunos cristianos desean eliminar no sólo el objeto que que los tienta, sino además, el deseo pecaminoso que los anima. Cuando el amor a Cristo halla cabida en el alma, automáticamente se rehuye el mal.
Cuando la fuente del corazón comprende la gracia y la muerte de Cristo en la cruz, se realizara y se purifica el corazón, las corrientes de la gracia inundaran el reciente corazón, y se renueva las acciones y los pensamientos, todo ellos sera puro y noble. Sea esta nuestra bendita esperanza.
Maranata
Les agradezco sus oraciones, no estoy muy bien, pero por la gracia de Dios se que me recuperare de la vista. Sigan orando por mi recuperación. Que la paz de Nuestro Señor Jesucristo
sea con ustedes.
Luis José de Madariaga.
La Biblia a través del tiempo.
http:// segunda venida apocalíptica

viernes, 21 de noviembre de 2014

EL TESORO DEL TIEMPO.


No os hagáis tesoros en la tierra donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones miran y hurtan; sino haceros tesoro en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. Mat. 6:19-21.

¿Que pensamiento más hermoso nos inspira la palabra “tesoros” que aparece en Mateo? Recuerdo por los año 69 en Venezuela, que un amigo nos contó en en cierto lugar de la selva amazónica de Venezuela se encontraba grandes tesoros.

Cierto día nos pusimos en camino hacia aquel estado, buscamos por los puntos indicados, pero el intento fue desastroso, el afán de encontrar oro era frustrante, lo más curioso era que al final nos dimos cuenta que el verdadero tesoro estaba ante nosotros y no lo veíamos, era el auyantepuy.

La acumulación de bienes terrenales generalmente se debe al deseo de tener seguridad en lo futuro y refleja temor e incertidumbre. Jesús indica a los que quieren ser cuidadosos de su reino que la posesión de riquezas materiales es un motivo de ansiedad más que un medio de liberarse de ella.

El texto que nos quiere transmitir Jesús va más allá del egoísmo humano. Cierto es que por lo general el hombre busca su bienestar, y eso esta bien, pero cuando pasas el limite de lo establecido por Dios, se convierte en el amor de su vida, y esto si es un gran problema humano.
El tesoro ya no esta en la tierra celestial, sino en la tierra. El cristiano se convierte en un indolente ante sus propias necesidades. El tesoro del ser humano es el egoísmo, la intolerancia y el afán de ser mas ricos que los demás.

La envidia lo devora, “es la polilla” los carcome o corroe. Todas las posesiones materiales son afectadas de un modo u otro por pérdida, desgaste, depreciación o deterioro.

Lo cierto que Dios alimenta con abundancia a los animales que ha creado, ¿no tendrá acaso mayor preocupación por la felicidad y el bienestar del hombre?

La mayor parte de los seres humanos están afanados trabajando por la comida, el vestido a la última moda, y por poseer grandes casa. La mayoría de las personas gastan su “dinero en lo que no es pan” y su “trabajo en lo que no sacia” (Isa.55:2)
Con demasiada frecuencia tendemos a hacer de las cosas materiales el principal propósito de nuestra vida, con las vanas esperanzas de que Dios será indulgente con nosotros, y que a final de nuestra existencia, añadirá la eternidad.

¿Pero cual es el verdadero tesoro? La piedad, el ayudar a la viuda, al huérfano, todo esto esta bien y es correcto. Pero el gran propósito de la existencia de los hombres es que “busquen a Dios” (Hech. 17:27-31).
No puede existir seguridad aparte de Dios y de la ciudadanía de su reino. No hay mejor cosa que la confianza en Dios. El verdadero tesoro del “hombre” “porque no todos son llamados”
ni todos escogidos” 

 La fidelidad a Dios y el conocer su gracia y su muerte; es el gran tesoro para el cristiano. No permitamos que este ladrón del tiempo nos aparte de nuestro tesoro, que es Jesucristo el gran tesoro dado a los hombres.
Maranata
Les agradezco sus oraciones, no estoy muy bien, pero por la gracia de Dios se que me recuperare de la vista. Sigan orando por mi recuperación. Que la paz de Nuestro Señor Jesucristo
sea con ustedes.
Luis José de Madariaga.
La Biblia a través del tiempo.
http:// segunda venida apocalíptica

jueves, 20 de noviembre de 2014

SANTIFICACION Y JUSTIFICACIÓN


Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardados irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 1º Tes. 5:23.

La salvación plena abarca la justificación y la santificación. En mi experiencia cristiana y personal no he podido trazar con claridad la linea divisora sobre entre la Justificación y la santificación .

Creo con firmeza que ambas actúan simultanea en la vida del cristiano consagrado. Creo firmemente que jamás llegará el momento, a lo menos es este planeta llamado tierra, en el que no necesite de ambas.

La justificación se hace cargo de nuestra vida pasada, pero la pregunta se plantea ¿qué sucede con el futuro? Doy gracia a Dios y ha nuestro Señor Jesucristo que mis errores pasados hayan sido borrados, pero como ser humano imperfecto, necesito ganar la victoria sobre el pecado hoy y mañana.

Abecés el ser humano no nos damos cuenta, y aquí entra en juego la santificación diaria, diaria, diaria, que esto equivale a obtener la gran victoria ese día., solo ese día.

Santificación significa, sencillamente, consagración total a mi Dios. Es morir al yo, cada día. Somos “apartados” o “hechos santos”. Pertenecemos a Dios. La gloriosa verdad es que la justificación nos libra de la sanción del pecado, y la santificación nos libra de su poder.
Para ilustra la diferencia entre ambos concepto, por un momento imaginemos pareces una gran enfermedad coronaria.  
Te hallas en la sala de cuidados intensivos, luchando entre la
  vida y la muerte. En un momento de abrir y cerrar tus ojos tu corazón deja de latir, suena el silbido............. 

Los médicos adoptan las medidas de emergencias en estos casos, te destapan el pecho y te dan un fuerte voltaje en tu corazón, la corriente pasa una y otra vez treinta segundo después tu corazón empieza a latir.

Durante treinta segundo estas muerto, tu corazón frágil a dejado de funcionar, no sientes ni pareces, el tiempo ha pasado y tu no te as enterado, es un lapsus en tu vida, un segundo después tu corazón vuelve a vivir.

Pero tu cuerpo mal tratado por los avatares de la vida, necesita un tiempo de convalecencia y pasará mucho tiempo hasta que tu cuerpo vuelva a la normalidad totalmente recuperado,  La fortaleza y la salud estará en plena funciones para ejercer tu vida normal.

Este ejemplo sencillo, pero real en la vida del hombre, sucede lo mismo con el cristiano. En cierto momento de tu vida estas muertos en tus delitos y pecados. Pero Él gran medico que es Cristo, en su grande misericordia entra en acción y con un acto de justificación, te declara vivo, ¡y te salva! Sin dar nada a cambio.
Pero por el resto de tu vida tendrás que recorrer el largo camino sujeto a su mano, este es el restablecimiento espiritual. Esa es la santificación. Cristo quiere llegar hoy a ti, ami en nuestra vida, él cuidara de su pueblo con una intensidad y con un amor intenso porque es el amor de Jesús, para que nosotros podamos tener una vida plena.

Maranata
Les agradezco sus oraciones, no estoy muy bien, pero por la gracia de Dios se que me recuperare de la vista. Sigan orando por mi recuperación. Que la paz de Nuestro Señor Jesucristo sea con ustedes.
Luis José de Madariaga.
La Biblia a través del tiempo.
http:// segunda venida apocalíptica

miércoles, 19 de noviembre de 2014

LA ESCUELA DE CRISTO



Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser visto de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro padre que está en los cielos. 
 Cuando, pues, des limosna, no hagáis tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, ara ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mat. 6:1,2.

Después de ocuparse de las verdadera justicia (cap 5), Jesus pasa ahora a ocuparse de la aplicación práctica de la justicia a los deberes del ciudadano del reino de los cielos. (cap. 6). Los cristianos deben evitar hacer alardes de sus actos de culto y de caridad. 
Mediante tres ejemplos. -actos caritativos (ver, 2-4), Oraciones (ver. 5-8) y ayuno (ver. 16-18-, Jesús contrasta algunas prácticas conocidas entre los judíos con los excelsos ideales del reino de los cielos (ver, Mat. 5:22; Mar. 2:21-22).

Cristo fue el mayor educador social que existió. Sus discípulos, sentados a sus pies, aprendieron las verdades más profundas. Tal vez la mejor de su clase fue la que se conoce como el sermón del monte.

El aula ocupaba toda la ladera de la montaña. Había miles de alumnos que escuchaban atentamente las lecciones del Maestro. Esta lección fue breve ya que duro un día, pero fue un día intenso. Los alumnos era de diferentes clases sociales, pero todos fueron para aprender y no perder el tiempo, ya que del resultado del aprendizaje iba a depender su vida en el futuro.
La justicia a la que se refería Cristo es la justicia de la “piedad” “Y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos” (Mat. 5:41). Lo cierto que los judíos y extranjeros no comprendieron o casi nada el valor de este consejo. 

Cristo como  Gran Maestro dio un curso acelerado de leyes al decir: “Y al  que quiera poner pleito y quitare la túnica, déjale
también la capa” (ver, 40) 
¡Cuántos juicios se evitarían si la gente aceptara y comprendiera los principios legales que Jesús enseño! Nos ofendemos rápidamente con nuestro semejante, para ponerle pleito, pero que poco sabemos del amor de Cristo.

Otro aspecto de esta materia se encuentra en los versos 31 y 32: “También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, déle carta de divorcio. 
[En Israel era fácil repudiar a una mujer por cualquier motivo] Pero yo os digo que el que repudia a su mujer a no ser por causa de fornicación, (adulterio), hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio. (en este caso en aquella época solo a tañaba a las mujeres, pero en el siglo XXII atañe a los hombre)

Los jueces estarían más tranquilos si aplicaran los consejos de Cristo, no se puede repudiar a un hombre o mujer simplemente por que el amor ya no existe, hoy diríamos incompatibilidad de caracteres. 

Ami juicio, que llevo 46 años de casado con una mujer maravillosa y buena madre, y ese eufemismo tanto machista como feminista no debe estar en la mente de un cristiano genuino. Cierto es que una cosa es decirlo y otra pasarlo, pero como dice el apóstol Pablo: Pues tú, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús (2º Tim. 2:1)
Cualquiera que sea nuestra formación intelectual, podemos ingresar ahora en la Escuela de Cristo y aprender de el. Creo que es un maravilloso privilegio aspirar a obtener un pase para ir a la universidad Celestial donde nos enseñara el Maestro de los Maestro la ciencia de la gracia y del sacrificio de Cristo. “Cosa, que hoy, pocos comprendemos”.

Maranata
Les agradezco sus oraciones, no estoy muy bien, pero por la gracia de Dios se que me recuperare de la vista. Sigan orando por mi recuperación. Que la paz de Nuestro Señor Jesucristo sea con ustedes.
Luis José de Madariaga.
La Biblia a través del tiempo.
http:// segunda venida apocalíptica

martes, 18 de noviembre de 2014

ESFORCEMOSNOS POR VENCER.


Y todo el que se esfuerza por vencer es temperante en todas las cosas. Eso lo hace para obtener una corona corruptible; pero nosotros una incorruptible. 1º Cor. 9:25, versión inglesa.

La palabra griega que se traduce en el texto es agonizomai, se traduce como “lucha” , “contender”, “pugnar”, “esforzarse”, (ver Luc. 13:24). Jesús usó el mismo término cuando instó a los oyentes diciéndoles: “Esforzaos a entra por la puesta angosta”.

¿Puede haber un lenguaje más fuerte para oponerse a los lemas modernos, tales como: “Sigue tus inclinaciones” o Haz lo que te plazca”? Estos y otros conceptos similares de la juventud que se basan en la filosofía de la “permisividad”, que es muy fácil de enseñar y de aceptar.

¡Algunos cristianos sinceros han llegado a creer que cuando tienen que luchar consigo mismos se debe a que algo anda mal en ellos! El cristiano que se esta esforzando por conquistar el premio de la vida eterna, debe seguir un programa que en algunos aspectos se parece al de los competidores de los juegos Olímpicos.

El que desea ser tenido en estima por el Señor en el día final, necesita valor, fe, perseverancia, abnegación, y laboriosidad; debe esforzarse como lo hacen los atletas que compiten por los honores terrenales, que son efímeros. (Mat. 24:13; Lucas 13:24; Fil. 3:13-15; 1º Tim.6:12; 2º Tim. 2:4-5 4:7; Heb. 12:1-4; Sat. 1:12; Apoc. 2:10).

La corona que da el mundo está hecha de hojas, es la guirnalda que se da a los vencedores como señal de victoria. Pero la corona que tendrán los hijos de Dios son de diamantes y de perlas, cosa que hombre no a conocido.
 
¡Que diferencia incalculable entre la recompensa del vencedor en los juegos griegos y la de los cristianos victoriosos! ¡Cuan afanosamente corre los hombres y las mujeres en busca del éxito
temporal, y hasta qué grado de incomodidad y aun de sufrimientos están dispuestos a someterse con tal de ser famoso dentro de su ámbito o incluso del mundo.

Dios exige que los suyos comprendan bien la necesidad de una reforma en su vida, y la practiquen en un estricto dominio propio en todo lo que tiene que ver con la conservación de la salud y por ende de la espiritualidad.

El cristiano lleno del amor por el Salvador no permite que lo domine sus apetitos y pasiones; por el contrario, en todo acepta el consejo que Dios ha dado para su vida mental, física y espiritual. El que se niega a abandonar hábitos crónicos de complacencia nociva, no importa de qué clase sean, ¿cómo puede esperar que será bendecido por Dios y que recibirá la corona, y aun más, el reino de la gloria divina?
Debido al amor de Dios por sus hijos, continuamente se renueva y magnifica en ellos la gracia para que puedan resistir las tentaciones de este mundo. 

Cristo nos dará todo lo que pidamos para formar el carácter de Cristo en nosotros, el poder esta asegurado y la victoria es segura. (Sant. 4:6).
Maranata
Les agradezco sus oraciones, no estoy muy bien, pero por la gracia de Dios se que me recuperare de la vista. Sigan orando por mi recuperación. Que la paz de Nuestro Señor Jesucristo sea con ustedes.
Luis José de Madariaga.
La Biblia a través del tiempo.
http:// segunda venida apocalíptica

lunes, 17 de noviembre de 2014

REVESTIDOS DE LA ARMADURA.


Pues de justicia se vistió como de gloria (coraza), con yelmo de salvación en su cabeza; y se puso las ropas de venganza por vestidura, y se cubrió de celo como de manto.(versión R,V.) Isaías 59:17. Se puso la justicia como coraza y el casco de salvación en su cabeza. Se puso como túnica vestidos de venganza y se vistió el celo como un manto (Isa. 59:17 Versión B.J.).


Este oráculo en prosa anuncia la perennidad de la alianza de Jehová con Israel en el pasado, pero para el Israel espiritual,señala la difusión del Espíritu Santo y la actividad profética en todo los tiempos cf. 40: 7-8; 51:16; 61:1; Jer. 1:9.

Isaías describe a Cristo como un guerrero armado que entra en lucha por la salvación del hombre. El conflicto es real, se trata de una guerra, pero el conflicto no se riñe con armas carnales. La armadura es de Dios, pues es él quien la proporciona cada parte que la compone (Efe. 6:14-17).
Se nos pide que nos vistamos con ella y luchemos valientemente en la batalla de esta vida. El que preparó la armadura garantiza su eficacia. El cristiano nunca comprenderemos hasta que estemos en el reino de nuestro Dios, la batalla que entabla los ángeles por cada alma que acepta seguir a Cristo, es una batalla
que definirá el nuestro destino hacia la eternidad.

Pablo afirma que la lucha es contra espíritus y poderes muy superiores a los hombres en inteligencia y en pervertida astucia;
las fuerzas satánicas que están preparada para la lucha.

La filosofía falsa sostiene que los deseos reprimidos produce ansiedad, lo cual sería perjudicial. Es verdad que en el interior del ser humano se libra un batalla interminable entre los deseos y el deber. Pero la solución del conflicto no consiste en bajar las normas y acceder a los deseos, y abandonarse a si mismo.

En mis 46 años de cristianismo, e experimentado bajadas y subidas, y reconozco que creyentes “cristianos” que se creían fuertes en la fe, dejaron la fe, porque cedieron a las demandas del mundo. 

Pablo nos dice que el cristiano es vulnerable en muchos puntos, y a menudo aquellos que piensan que es su punto más fuerte, ante la tentación resulta ser el más débil. (Foto. La lucha contra el yo).

Así como una cadena no es más fuerte que su eslabón más endeble, el cristiano no es más fuerte que su rasgo de carácter más deficiente. Debido a la variedad del enemigo que debe ser enfrentado y a las muchas debilidades de carácter y de la carne, únicamente será suficiente si llevamos puesta toda la armadura.

La confianza en Dios nunca priva al cristiano del privilegio de ejercer al máximo las facultades que ha recibido de Dios. Es cierto que la batalla nunca será ganada sin las armadura y el poder de Dios; pero no es menos cierto que no será ganada sin la cooperación de lo humano con lo divino.

A pesar de todos los conflictos que en mi vida e tenido, bajadas y subidas no lo cambio por nada, ya que en mis victorias e experimentado el poder de mi Dios para vencer mis debilidades y pulir mi carácter, yo digo: prosigo al blanco por la fe en Cristo Jesús. 
Pensar en esto: Nuestra ciudadanía está en el cielo, no en este mundo. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. (Fil. 4:13).
Maranata
Les agradezco sus oraciones, no estoy muy bien, pero por la gracia de Dios se que me recuperare de la vista. Sigan orando por mi recuperación. Que la paz de Nuestro Señor Jesucristo sea con ustedes.
Luis José de Madariaga.
La Biblia a través del tiempo.
http:// segunda venida apocalíptica